El hombre de la cartera

Hologramas, hierro y cristal, 2005. 200 x 100 cm

El hombre de la cartera es ese hombre, ninguno, alguien, cualquiera dentro o fuera de la realidad de ese ‘modelo del mundo’ que nos rodea. Se puede decir que nuestras percepciones del mundo afectan a la ‘realidad’, a esa realidad con memoria por la que circulan imágenes: lo que vemos, lo que pudimos ver, lo que no vimos.

El hombre de la cartera es esa persona, ese hombre al que se le exigen resultados, el hombre que está abrumado por la competitividad, el éxito, las tarjetas, las decisiones, el miedo… Al mismo tiempo, es un hombre sin ‘tiempo’, es el que cabalga entre la soledad y la necesidad constante de comunicación. Utiliza la apariencia como estrategia. Y aún así, es admirado.

Centro de preferencias de privacidad

Cookies propias

Necesarias para el funcionamiento correcto de este sitio web. Sin ellas no podrás navegar de manera completa y satisfactoria.

Cookies de terceros

Utilizamos estas cookies para la suscripción a lista de correos, para facilitar el uso de las redes sociales y con fines analíticos sobre el uso de nuestro sitio web.

_gid, 1P_JAR
_gid,