Espejo de un mundo sin salida

Escalera con hologramas, 2001. 250 x 50 cm

Entre el nacer y el morir transcurre nuestra vida. […] ¿Quizá nacer sea morir y morir, nacer? Nada sabemos.” —Octavio Paz

Entre el subir y el bajar, ‘entre nacer y morir transcurre nuestra vida’. El miedo a la memoria, la nostalgia de la memoria se nos muestra como el origen de nuestra soledad, de esa soledad que nace del diálogo entre el mundo y el hombre que al no atreverse a ser él mismo huye de la ‘realidad’, sometiéndola a todas las deformaciones posibles. Y esa realidad deformada y manipulada se escapa de sus manos.

“En una de sus más inquietantes obras, Espejo de un mundo sin salida (2002, escalera de madera y ocho hologramas, 250 x 50 cm), Buitrago ha empleado una escalera de mano de madera para introducir en sus huecos sendos hologramas en los que se aprecia, precisamente, a un hombre solitario que se halla en una escalera similar a la real, pero a diferente escala, y siempre incompleta. La indefinición del escenario y el imperioso silueteado de la figura y la escalera (la holografía sólo recorta formas, siluetas, incapaz de detallar texturas, cromatismos, etc.), ocultan a su espectador el sentido del movimiento de su protagonista. En su ascensión o bajada está sólo y no sabemos qué le espera o de qué huye, acaso inútilmente, si se toma en consideración el título de la obra.” (Julio César Abad Vidal. Catálogo del Centro de las Artes de Alcorcón).

Centro de preferencias de privacidad

Cookies propias

Necesarias para el funcionamiento correcto de este sitio web. Sin ellas no podrás navegar de manera completa y satisfactoria.

Cookies de terceros

Utilizamos estas cookies para la suscripción a lista de correos, para facilitar el uso de las redes sociales y con fines analíticos sobre el uso de nuestro sitio web.

_gid, 1P_JAR
_gid,